El carcinoma hepatocelular, los síntomas del cáncer de costilla.

El carcinoma hepatocelular, los síntomas del cáncer de costilla.

El carcinoma de hígado o carcinoma hepatocelular (CHC) o hepatoma maligno es uno de los tumores malignos más comunes en todo el mundo. Cada año se producen entre 500.000 y 1 millón de nuevos casos de HCC. Un aumento en la incidencia de la mortalidad de HCC se ha observado en diferentes países. El pronóstico de HCC es pésimo con una supervivencia a los 5 años es del 1-4%. La distribución mundial de HCC es muy variable.

La incidencia de carcinoma hepatocelular tiene una amplia variación geográfica. La incidencia de carcinoma hepatocelular es más frecuente en los países de Asia y África en desarrollo que en EE.UU.. Aproximadamente el 77% de las muertes por CHC se producen en países en desarrollo. Su incidencia está aumentando de manera constante en Occidente. La base de este fenómeno surgió con el descubrimiento del virus de la hepatitis B (VHB) y la evidencia de que la infección viral era endémica a estas mismas partes del mundo. La hepatitis C es también un factor de riesgo. El carcinoma hepatocelular es más frecuente en hombres que en mujeres.

Los tipos de tumores hepáticos

El cáncer de hígado comprende diversas neoplasias hepáticas, histológicamente distintos primarios, que incluyen carcinoma hepatocelular (HCC), que representa aproximadamente el 80% de todos los casos, y el carcinoma de conducto biliar intrahepático (colangiocarcinoma), que representa aproximadamente el 10-20% de los cánceres de hígado. Otros tipos de cáncer son raros. Este artículo se centra en carcinomans hepatocelular.

  • La hepatitis B crónica y la infección por el virus C
  • El consumo crónico de alcohol
  • aflatoxina B1-alimentos contaminados
  • Todos los agentes que pueden causar la cirrosis en el hígado, tales como el consumo excesivo de alcohol

Debido a que hay vacunas para la hepatitis B, la vacunación es de rutina en los Estados Unidos. Tanto la hepatitis B y C son contratados a través de la sangre u otros fluidos corporales debido al uso compartido de agujas y el contacto sexual veces. Ellos se pueden pasar a un bebé durante el parto. El diagnóstico de estas infecciones virales también es importante. Sangre y productos sanguíneos deben ser examinados para evitar la transmisión accidental de estos virus.

  • el uso de anticonceptivos orales a largo plazo en las mujeres
  • Las anormalidades metabólicas que conducen a la sobrecarga de hierro en el hígado: la hemocromatosis hereditaria y porfiria cutánea tarda
  • La deficiencia de α1-antitripsina (aparición de polímeros antitripsina en los hepatocitos)
  • tirosinemia hereditaria (defectos en el metabolismo de la tirosina)
  • Diabetes lleva a la acumulación de los triglicéridos hepáticos que provoca el estrés oxidativo, la muerte celular en el hígado
  • trastornos no alcohólicas hígado graso (NAFLD) y esteatohepatitis no alcohólica (puede causar el desarrollo de la fibrosis hepática y la cirrosis).
  • masa abdominal
  • Dolor abdominal
  • emesis
  • Anemia
  • Dolor de espalda
  • Ictericia
  • Comezón
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Falta de apetito
  • Dolor alrededor del omóplato derecho

El cáncer de hígado puede ser difícil de diagnosticar temprano porque los pacientes a menudo no tienen síntomas y el cáncer a menudo crece rápidamente.

1) Examen físico: Es difícil para el médico para sentir el hígado ya que el hígado se encuentra detrás de la caja torácica. Grandes grumos se puede sentir solamente.

2)TC abdominal: En esta técnica de imagen se utilizan las radiografías. se obtienen imágenes transversales del abdomen. Esto se hace para detectar masas en el hígado.

5) La biopsia hepática: Un pequeño trozo de tejido afectado se retira de los exámenes de laboratorio. El proceso puede ser de tres tipos: percutánea (aguja insertada a través del abdomen), transvenoso (tubo hueco insertado a través de la vena yugular y luego en la vena hepática), y laparoscópica (un tubo de plástico como instrumento llamado cánula se inserta a través de una pequeña incisión en el abdomen y una aguja se introduce a través de la cánula para obtener el tejido).

6) Las enzimas hepáticas (pruebas de función hepática): Estas pruebas bioquímicas se llevan a cabo con muestras de sangre de pacientes. Actividades de ALT, AST, fosfatasa alcalina y bilirrubina en suero son altos cuando el hígado no está funcionando correctamente. Esto indica lesión hepática en una persona, pero no puede predecir el cáncer de hígado.

7) Suero alfa fetoproteína: Los niveles elevados de alfa fetoproteína en suero en muestras de sangre de pacientes da una indicación de cáncer de hígado.

Cirugía: La cirugía es el tratamiento de elección para el CHC. Pero, la cirugía puede no ser siempre posible debido a la extensión del tumor o disfunción hepática subyacente.

El trasplante de hígado: El trasplante es una opción terapéutica potencial en pacientes con cirrosis y hepatocarcinoma. Sin embargo, el número limitado de donantes restringe esta aplicación.

La ablación percutánea y la radiofrecuencia: Este tratamiento se realiza cuando la condición es inoperable o cuando el trasplante de hígado no se puede hacer. La ablación es una manera de destruir tumores sin la eliminación de ellos, y se puede lograr utilizando química (alcoholización) o métodos físicos (por radiofrecuencia-RFA). Esta técnica puede no ser superior a la intervención quirúrgica para pacientes que han sido diagnosticados de retraso.

Sólo el 10 – 20% de los carcinomas hepatocelulares se puede extirpar completamente mediante cirugía. La eliminación parcial del tejido canceroso no proteger al paciente. La enfermedad puede causar la muerte dentro de 3 a 6 meses. Por lo tanto, podemos decir que el pronóstico para el CHC es pobre. Presentación tardía con tumores de gran tamaño y la falta de conocimientos médicos e instalaciones en este campo es una de las principales causas de mal pronóstico. carcinoma hepático es fatal, incluso en los países desarrollados. la reciente mejora en el tratamiento del CHC puede mejorar las tasas de supervivencia.

  1. Luigi Rossi, Federica Zoratto, Anselmo Papa, Francesca Iodice, Marina Minozzi, Luigi Frati, Silverio Tomao (2010) Enfoque actual en el tratamiento del carcinoma hepatocelular Mundial J Oncol Gastrointest; 2 (9): 348-359
  2. Eldad S. Bialecki y Adrian M. Di Bisceglie (2005) El diagnóstico de carcinoma hepatocelular HPB (Oxford); 7 (1): 26-34.
  3. Kudo M. (2011) vía de señalización y la terapia molecular dirigida para el carcinoma hepatocelular.
  4. Dig Dis; 29 (3):. 289-302.
  5. Gerard B y Bleiberg H. (2004) Tratamiento de hepatocarcinoma Curr Oncol Rep .; 6 (3): 184-91
  6. Jay H. Hoofnagle (2004) Carcinoma hepatocelular: Resumen y recomendaciones Gastroenterología; 127: S319-S323
  7. Patsy S. H. Al poco tiempo, Kerrie L. McDonald, Bruce G. Robinson, Stan B. Sidhu (2008) marcadores moleculares y la patogénesis del cáncer de la corteza suprarrenal. El oncólogo; 13: 548-561.
  8. García M, Jemal A, Ward, EM, MM Center, Hao Y, Siegel RL, Thun MJ. Datos mundiales sobre el cáncer & las cifras de 2007. Atlanta, GA: American Cancer Society, 2007.
  9. Este artículo fue publicado originalmente el 3 de septiembre de 2012 y la última revisión y actualización se realizó 09/04/2015.

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...