Endometriosis y dolor pélvico crónico, el alivio de la endometriosis.

Endometriosis y dolor pélvico crónico, el alivio de la endometriosis.

Abstracto

Fondo

En este trabajo se ofrece una revisión exhaustiva de la endometriosis y la difícil situación de los pacientes que sufren esta enfermedad. Así centrarse en el aspecto clínico, la naturaleza crónica de los síntomas, opciones de fisiopatología y el tratamiento con el fin de lograr un cierto grado de organización para la apreciación de esta condición multifacética. Las enfermeras son a menudo los primeros profesionales de la salud los pacientes se enfrentan en la configuración, tales como clínicas de salud de la comunidad, escuelas, oficinas de médicos generales, salas de emergencia y unidades de cirugía (Cox, Henderson, Andersen, Cagliarini, Esquí, 2003; Cox, Henderson, Madera, Cagliarini de 2003 ; Denny, 2004). Con el aumento de la información, las enfermeras pueden educar a los pacientes sobre la endometriosis, ayudarles a hacer frente emocionalmente y físicamente con los síntomas crónicos que experimentan y reducir los sentimientos de impotencia y depresión que a menudo acompañan.

¿Qué causa la endometriosis?

Aún se desconoce la fisiopatología de la endometriosis, aunque muchas teorías se han desarrollado para hacer frente a este problema. Las teorías más aceptadas proponen cuatro posibles causas: (a) la menstruación retrógrada (teoría Sampsons); (B) la metaplasia celómica; (C) vascular y diseminación linfática y (d) la inmunovigilancia alterado.

La menstruación retrógrada

La teoría Sampsons de la menstruación retrógrada postula que las células endometriales viables son eliminados a través de las trompas de Falopio en el peritoneo durante la menstruación, se acumulan en las partes dependientes de la pelvis y se adhieren a las paredes y los órganos pélvicos (Gazvani Templeton, 2002; Lebovic, Mueller Taylor, 2001; Sampson, 1940). Esta teoría es la más ampliamente aceptada, aunque es importante reconocer que hay desacuerdo en cuanto a muchas mujeres (76 por ciento a 90 por ciento) experimentará un reflujo del fluido menstrual en la cavidad pélvica, pero te desarrollar endometriosis (Garcia-Velasco, Arici, Zreik, Naftolin , Mor, 1999; García-Velasco, Mülayim, Kayisli, Arici, 2002;. Lebovic et al 2001). También, Sampsons teoría doesnt explicar la ocurrencia de implantes de endometriosis remotas, como en el pulmón o la nariz (Murphy, 2002).

La metaplasia celómica

Durante las primeras semanas de gestación, los órganos reproductivos se desarrollan a partir de las capas germinales embrionarias de mesodermo y endodermo. La teoría metaplasia celómica postula que metaplasia del epitelio celómico multipotenciales es el origen de la endometriosis, como las células peritoneales y endometriales son ambos derivan del mismo precursor embrionario (Mounsey, Wilgus, Slawson, 2006; Shaw, 1993). La presencia de estrés, tales como la inflamación o la irritación de los tejidos menstruales se sometió a reflujo, hace que las células celómicas que habían diferenciado previamente en las células peritoneales se transformen en células endometriales, que responden de una manera cíclica (Wellbery, 1999). Muchos científicos critican esta teoría, ya que podría sugerir que las tasas más altas de la endometriosis pleural que se esperaría si esta teoría era válida.

Vascular y linfático Spread

Vascular y linfática se asocia con el tejido endometrial infiltrarse en el local de la sangre y el sistema linfático y de ser transportados a sitios distantes en el cuerpo. Esta teoría explicaría la presencia de implantes de endometriosis en lugares distantes y raros, como los pulmones, los huesos, la piel, etc. pero tampoco explicar la ubicación dependa de la gravedad de los implantes, lo que explica las presentaciones más comunes (Shaw, 1993).

vigilancia inmunológica alterada

Papel de los macrófagos en la endometriosis

El mantenimiento de las lesiones endometriales ectópicos

Aspecto clínico de la endometriosis

Signos y síntomas

Examen físico

Los médicos o enfermeras debe palpar para las lesiones relacionadas con la endometriosis durante las menstruaciones tempranas como los implantes son más probable es grande y tierna en esta fase del ciclo menstrual (Wellbery, 1999). Un hallazgo físico común es la ternura cul-de-sac, con múltiples nódulos sensibles palpados a lo largo del callejón sin salida o ligamentos útero. masas anexiales o adherencias se palpan bimanually, mientras que las lesiones infiltradas profunda que implican el tabique rectovaginal se palpan rectovaginally (Schenken, 1996). Sin embargo, los hallazgos físicos pueden variar dependiendo de la ubicación, la gravedad de la enfermedad y la gravedad de los síntomas y aparecerán a menudo dentro de los límites normales (Wellbery).

Los hallazgos quirúrgicos

las lesiones de endometriosis son muy variables en tamaño, forma y color cuando se ve en la laparoscopia (véase la Figura 1). Pueden variar en tamaño de mediciones microscópicas de 10 cm endometriomas que borrar la cul-de-sac. A pesar de la variabilidad de la apariencia, la endometriosis se pueden clasificar en tres grandes categorías en función de la ubicación dentro de la pelvis: (a) peritoneales, (b) de ovario y (c) nodular profunda (Brosens, 1997a) (ver Cuadro 1).

Box 1Types de la endometriosis

La endometriosis peritoneal: Esto también se conoce como la endometriosis superficial y tiene muchos aspectos que van desde el rojo, vesicular y hemorrágico; fruncidos, azul-negro en forma de polvo patrones de quemaduras; o lesiones fibróticas blanco a negro. Las lesiones rojas son altamente vascular, sangran en la cavidad peritoneal durante la menstruación, y están asociados con neoangiogénesis temprano, la formación de adherencias y la inflamación. lesiones oscuras o blancas se correlacionan con una mayor cantidad de fibrosis, disminución de la vascularización y la disminución de sangrado. Los implantes de endometriosis peritoneal pueden cambiar la apariencia y la ubicación e incluso disminuir con el tratamiento médico, pero a menudo reaparecen después del cese del tratamiento y de retorno del ciclo menstrual (Brosens, Puttermans, Campo Gordts, 2004; Brosens, 1997a, 1997b.).

La endometriosis profunda nodular: Estas lesiones endometriales se pueden encontrar en el tabique rectovaginal, ligamentos útero, los ligamentos útero-ováricas y la pared muscular de los órganos pélvicos. glándulas endometriales y estroma fibromuscular invaden el tejido adyacente a lo largo tejido conectivo laxo, pero son detenidos a nivel tisular grasa subyacente (Brosens, 1997b).

La endometriosis diagnosticar

La laparoscopia

Técnicas de imagen

La endometriosis clasificar

La ASRM ha desarrollado clasificación y puesta en escena directrices para ayudar con el diagnóstico, pronóstico, tratamiento, posterior progreso y la comunicación entre los profesionales de la medicina (ASRM, 2006; Wellbery, 1999). En este esquema normalizado, endometriosis se clasifica en cuatro etapas como se ilustra en la Figura 2. Etapa I (mínimo), Etapa II (leve), Etapa III (moderada) y de la etapa IV (grave). La estadificación se basa en la extensión de la propagación de las lesiones, la densidad de adherencias pélvicas, la participación de los órganos pélvicos y el grado de oclusión de las trompas de Falopio (ASRM). Es importante recordar que la etapa de la endometriosis no refleja el grado de dolor, riesgo de infertilidad o predictiva de la capacidad de los pacientes para concebir después de la terapia (ASRM;. Audebert et al 1992). Las mujeres con endometriosis mínima o leve se ha encontrado que tienen altos grados de dolor e infertilidad, mientras que las mujeres asintomáticas han sido diagnosticados con la fase IV de la laparoscopia para ligadura de trompas. La variabilidad en la presentación clínica y la etapa de la enfermedad probablemente refleja nuestra falta de comprensión de la fisiopatología de la endometriosis. Hasta que se logre una mejor comprensión de la fisiopatología, el sistema de clasificación no será mejorado (ASRM; Wellbery).

ejemplos de clasificación esquemáticas de extensión y localización de la endometriosis

La endometriosis e infertilidad

Los niveles séricos de estradiol, progesterona, testosterona y androstenediona se han encontrado para ser similar entre las mujeres con y sin endometriosis (Pellicer, Albert et al 1998;. Pellicer, Valbuena et al., 1998). Sin embargo, se descubrieron diferencias en el fluido folicular de folículos aspirados para la fertilización in vitro, lo que condujo a la especulación de que los ovocitos y embriones de pacientes con endometriosis son de disminución de la capacidad para ser fertilizados. Los niveles de progesterona se incrementaron y se correlacionó positivamente con el estadio de la enfermedad, mientras que los niveles de testosterona se redujeron en el líquido folicular, lo que puede conducir a daños en los ovocitos (Pellicer, Valbuena et al.). Las mujeres que no tienen endometriosis tenían una tasa de fertilización del 69 por ciento en comparación con el 46 por ciento de las mujeres con endometriosis (Cahill, Wardle, Maile, Harlow, Hull, 1997). También es una importante observación de que las tasas de fertilización e implantación son más bajos cuando los embriones procedentes de pacientes con endometriosis se transfirieron de nuevo en el mismo paciente, pero fueron mayores cuando los pacientes con enfermedad grave embriones recibidos de donantes de óvulos (Pellicer, Albert et al .; Pellicer, Valbuena et al.).

El dolor pélvico crónico

Experiencias mujeres con endometriosis

Durante este tiempo, los pacientes tienen que vivir con el dolor crónico que afecta a sus carreras, relaciones y sentimientos de autoestima (Cox, Henderson, Andersen y otros, 2003;. Denny, 2004; Gao et al 2006;. Huntington Gilmour, 2005). Además, las mujeres con endometriosis a menudo experimentan los incidentes más altos de depresión (Hodgkiss Watson, 1994) y angustia emocional debido a la incertidumbre del diagnóstico, la imprevisibilidad de los síntomas y el despido de sus experiencias repetidas (Lemaire, 2004). Otras descripciones de experiencias de las mujeres que luchan con la endometriosis se describen desde un punto de vista cualitativo en Cox, Henderson, Anderson et al. Huntington y Gilmour (2005).

Opciones de tratamiento

Los planes de tratamiento para la endometriosis suelen comenzar con el enfoque menos invasivo y el progreso de las intervenciones más invasivas. Sin embargo, los síntomas clínicos, la intensidad de los síntomas, estadio de la enfermedad, reacción a los métodos de tratamiento anteriores y preocupación por embarazo en el futuro también se toman en consideración. Es importante señalar que el 10 a 20 por ciento de las mujeres con endometriosis tienen una recurrencia de la enfermedad, independientemente de que el tratamiento que reciben. guías basadas en la evidencia para el tratamiento de la endometriosis se actualizan continuamente y son accesibles a través de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología sitio web (ESHRE) o en el sitio web de National Guideline Clearinghouse (véase para conseguir el cuadro de Datos).

Obtener los Datos

www.guideline.gov National Guideline Clearinghouse

Tratamiento médico

Box 2Treatments para la Endometriosis

Tipo de TratamientoAnticonceptivos orales combinados (AOC)

Mecanismo de acción

Contiene las progestinas, y un estrógeno activo por vía oral, que suprime las gonadotropinas a través de una retroalimentación negativa sobre la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) en el hipotálamo (Asociación Canadiense de Farmacéuticos [CPA], 2006)

Provoca atrofia endometrial (CPA 2006)

Efectos adversos potenciales

El sangrado irregular, aumento de peso, dolor de cabeza, tromboflebitis, embolia pulmonar, lesiones neuro-ocular, trombosis cerebral y hemorragia, hipertensión, tumores hepáticos benignos y enfermedad de la vesícula (CPA, 2006; Crosignani et al, 2006)

Duración y resultados del tratamiento

Descontinuar después de 6 a 12 meses o utilizar indefinidamente si el paciente está satisfecho con el alivio de los síntomas y tampoco quiere quedar embarazada en un futuro próximo (ASRM, 2006; Wellbery, 1999)

Alivia los síntomas en aproximadamente el 75 por ciento de los pacientes (ASRM, 2006; Wellbery, 1999)

Tipo de Tratamientoinhibidores de gonadotropina: Danazol (Danocrine, Cyclomen)

Mecanismo de acción

andrógeno sintético actúa como un inhibidor de la gonadotropina hipofisaria (CPA, 2006)

Suprime la mitad del ciclo de mareas de la hormona folículo-estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH) (CPA, 2006; Wellbery, 1999)

Inhibe las enzimas implicadas en la síntesis de la hormona gonadal (CPA, 2006; Crosignani et al, 2006; Kitawaki et al, 2002)

Compite con los receptores de esteroides en tejidos diana (CPA, 2006; Crosignani et al, 2006; Kitawaki et al, 2002)

El alivio del dolor se debe a un entorno de hipo-estrogénico, atrofia endometrial y la regresión de las lesiones (CPA, 2006; Wellbery, 1999)

Efectos adversos potenciales

Dolores de cabeza, sofocos, sudoración, vaginitis atrófica, acné, edema, hirsutismo, engrosamiento de la voz, la amenorrea y la ganancia de peso (CPA, 2006; Pritts Oliva, 2001)

Está contraindicado en el embarazo (CPA 2006)

Duración y resultados del tratamiento

Aproximadamente 6 meses debido a los eventos adversos, pero puede ser de hasta 9 meses con enfermedad en estadio IV (Crosignani y otros, 2006; Wellbery de 1999)

84 a 92 por ciento de los pacientes respondieron bien a este tratamiento y experimentaron efectos beneficiosos de alivio de los síntomas hasta 6 meses después de la interrupción de Danazol (Wellbery, 1999)

Tipo de TratamientoLos agonistas de GnRH: leuprolide (Lupron), Gosarelin (Zoladex), Nafarelin (Synarel aerosol nasal)

Mecanismo de acción

Un análogo sintético más potente de la hormona liberadora de gonadotropina

Efectos adversos potenciales

Los sofocos, sequedad vaginal, labilidad emocional, pérdida de la libido (Crosignani, 2006)

grado leve de pérdida ósea durante el tratamiento, pero es reversible (CPA 2006)

También puede prescribir progestinas o COC debido a las preocupaciones osteopenia

Duración y resultados del tratamiento

Tratamiento limitado a 6 meses debido a la disminución de la densidad mineral ósea (Crosignani et al, 2006)

Comparable al danazol con respecto al alivio del dolor (90 por ciento alivio de los síntomas)

Tipo de Tratamientolos progestágenos: medroxiprogesterona (de Depo-Provera)

Mecanismo de acción

Tiene efectos inhibidores similares a los de los AOC con respecto a la supresión de las gonadotropinas y el adelgazamiento del tejido endometrial (CPA 2006)

Inhibe la angiogénesis de los implantes (Crosignani, 2006)

Efectos adversos potenciales

El aumento de peso, dolor de cabeza, malestar abdominal y sangrado irregular (CPA 2006)

Duración y resultados del tratamiento

Tipo de TratamientoInhibidores de la aromatasa: anastrozol (Arimidex), letrozol (Femara)

Mecanismo de acción

implantes ectópicos expresan niveles elevados de expresión P450, que convierte los andrógenos en estrógenos (Takayama et al, 1998)

Efectos adversos potenciales

leve dolor de cabeza, náuseas, diarrea, sofocos leves y un mayor riesgo de osteoporosis con el uso a largo plazo

Duración y resultados del tratamiento

Tratamiento limitado a 6 meses debido a la disminución de la densidad mineral ósea

90 por ciento de los pacientes experimentan alivio de los síntomas durante (Ailawadi et al, 2004) y hasta 15 meses después del tratamiento (Shippen West, 2004)

Tratamiento quirúrgico

Combinado Tratamiento médico quirúrgico y

El tratamiento médico antes o después de la extirpación quirúrgica de la endometriosis es teóricamente ventajosa. Por desgracia, la fertilidad no se mejora la fertilidad y el tratamiento puede aplazarse innecesariamente. Iniciar el tratamiento médico antes de la cirugía disminuye las lesiones de endometriosis, reduce la vascularización, reduce la pérdida de sangre y disminuye la invasividad de la cirugía (Marcoux, Maheux, Berube, El Grupo de colaboración de Canadá sobre la endometriosis, 1997; ASRM, 2006). tratamiento médico postoperatorio elimina las lesiones que eran inoperables debido a su ubicación o tamaño microscópico. Mujeres cuales no experimentar una disminución del dolor con el tratamiento médico o quirúrgico y ya no desean un embarazo tienen la opción de la histerectomía y la ooforectomía (Gambone et al 2002;. Seydel, Sickel, Warner, Sax, 1996). En los casos leves o moderadas de la endometriosis, un ovario se puede extirpar quirúrgicamente, dejando un ovario para mantener la función, aunque el paciente no experimentará la misma cantidad de alivio de los síntomas como con ooforectomía bilateral. Los pacientes que se someten a una ooforectomía bilateral deben ser tratados con terapia de reemplazo hormonal como los beneficios son mayores que el riesgo de recurrencia de la endometriosis (ASRM).

Implicaciones para la enfermería

escucha terapéutica es un aspecto importante de la atención de enfermería; que refleja el respeto y una relación de confianza con el paciente (Alford, 1968; Huntington Gilmour, 2005), permitiendo que el paciente divulga temas sensibles como la dispareunia (Denny, 2004).

Conclusión

La endometriosis sigue siendo una condición ginecológica inquietante y enigmático que afecta a muchas mujeres. Varias teorías intentan explicar la fisiopatología desconocida de esta enfermedad, incluyendo la menstruación retrógrada, metaplasia celómica, infiltración linfática / vascular y disfunción del sistema inmune. La endometriosis se ha asociado con la infertilidad, pero no se ha establecido una relación de causa y efecto. Los diferentes signos, síntomas y aspectos clínicos de la enfermedad en combinación con las altas tasas de recurrencia hacen difícil diagnóstico y tratamiento para los médicos. Las enfermeras pueden desempeñar un papel importante en la facilitación de diagnóstico, educación de los pacientes y el apoyo emocional, y el alivio de los pacientes experiencias negativas. Se necesita más investigación sobre la etiología de la endometriosis para generar una mejor comprensión de esta enfermedad enigmática, por lo que las opciones de tratamiento más exitosos pueden ser desarrollados.

resultado final

La endometriosis es una condición dolorosa que afecta a muchas mujeres.

Se ha asociado con la infertilidad, sino una relación de causa y efecto no se ha demostrado.

Las enfermeras pueden desempeñar un papel importante para facilitar el diagnóstico, proporcionando educación y apoyo al paciente, y el alivio de los pacientes experiencias negativas.

Expresiones de gratitud

referencias

  • Ailawadi RK, Jobanpufra S, M Kataria, Gurates B, Bulun SE. El tratamiento de la endometriosis y dolor pélvico crónico con letrozol y acetato de noretisterona: Un estudio piloto. Fertilidad y Esterilidad. 2004; 81 (2): 290-296. [PubMed]
  • Alford D. cuidados de enfermería al paciente con endometriosis. Clínicas de enfermería de América del Norte. 1968; 3 (2): 217-227. [PubMed]
  • Sociedad Americana de Medicina Reproductiva. la sociedad americana para la clasificación revisada reproductiva medicina de la endometriosis: 1996. Fertility and Sterility. 1996; 67 (5): 817-821. [PubMed]
  • Sociedad Americana de Medicina Reproductiva. La endometriosis e infertilidad. Fertilidad y Esterilidad. 2006; 86 (4): 156-160. [PubMed]
  • Attar E, Bulun SE. Inhibidores de la aromatasa: La próxima generación de productos terapéuticos para la endometriosis? Fertilidad y Esterilidad. 2006; 85 (5): 1307-1318. [PubMed]
  • Audebert A, T Backstrom, Barlow DH, Benagiano G, I Brosens, Buhler K, et al. La endometriosis 1991: Un documento de debate. Human Reproduction. 1992; 7 (3): 432-435. [PubMed]
  • Un Bahr, desfiles de V, P Gadonneix, Etienney I, Salet-Lizee D, Villet R, et al. La ecografía endorrectal en la predicción de infiltración de la pared rectal en pacientes con endometriosis profunda de la pelvis: Una herramienta moderna para una enfermedad antigua. Las enfermedades del colon y recto. 2006; 49: 869-875. [PubMed]
  • Ballard K, K Lowton, Wright J. ¿Cuál es la demora? Un estudio cualitativo de las experiencias de las mujeres llegar a un diagnóstico de la endometriosis. Fertilidad y Esterilidad. 2006; 86 (5): 1296-1301. [PubMed]
  • Barbieri RL, Missmer S. endometriosis e infertilidad: Una relación causa-efecto? Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York. 2002; 955: 23-33. [PubMed]
  • Bazot M, Bornier C, G Dubernard, Roseau G, A Cortez, Darai E. La precisión de la resonancia magnética y la ecografía endoscópica rectal para la predicción de la localización de la endometriosis profunda pélvica. Human Reproduction. 2007; 22 (5): 1457-1463. [PubMed]
  • Bazot M, R Detchev, Cortez A, Amouyal P, S Uzan, Darai E. ecografía transvaginal y la ecografía endoscópica rectal para la evaluación de la endometriosis pélvica: Una comparación preliminar. Human Reproduction. 2003; 18 (8): 1686-1692. [PubMed]
  • Berkkanoglu M, Arici A. Inmunología y la endometriosis. American Journal of Reproductive Inmunología. 2003; 50: 48-59. [PubMed]
  • Bertelsen L, Mellemkjaer L, K Frederiksen, Kjaer SK, Brinton LA, Sakoda LC, et al. Riesgo de cáncer de mama entre las mujeres con endometriosis. International Journal of Cancer. 2007; 120: 1372-1375. [PubMed]
  • Bordman R, Jackson B. Por debajo de la cinta: enfoque para el dolor pélvico crónico. Canadian Family Physician. 2006; 52 (12): 1556-1562. [PMC libres artículo] [PubMed]
  • Braun DP, Ding J, J Shen, Shen, J., Rana N, Fernández BB, et al. Relación entre la apoptosis y el número de macrófagos en el endometrio eutópico de mujeres con y sin endometriosis. Fertilidad y Esterilidad. 2002; 78 (4): 830-835. [PubMed]
  • Braun DP, Dmowski WP. Endometriosis: endometrio anormal y la respuesta inmune disfuncional. Current Opinion in Obstetrics and Gynecology. 1998; 10 (5): 365-369. [PubMed]
  • Brinton LA, Gridley G, Persson I, J Baron, A. Bergqvist riesgo del cáncer después de un diagnóstico de alta hospitalaria de la endometriosis. American Journal of Obstetrics and Gynecology. 1998; 176 (3): 572-579. [PubMed]
  • Brosens IA. El diagnóstico de la endometriosis. Seminarios en endocrinología reproductiva. 1997a; 15 (3): 229-233. [PubMed]
  • Brosens IA. Endometriosis: enfermedad, ya que se caracteriza por el sangrado. American Journal of Obstetrics and Gynecology. 1997b; 176 (2): 263-267. [PubMed]
  • Brosens I, Puttemans P, R Campo, Gordts S. El diagnóstico de la endometriosis: técnicas de endoscopia pélvico y de imagen. Mejor Práctica e Investigación Clínica de Obstetricia y Ginecología. 2004; 18 (2): 285-303. [PubMed]
  • Bulun SE, S Yang, Fang Z, Gurates B, M Tamura, la producción de Sebastian S. El estrógeno y el metabolismo en la endometriosis. Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York. 2002; 955: 75-85. [PubMed]
  • Bulun SE, Zeitoun K, Takayama K, L Noble, Michael D, E Simpson, et al. La producción de estrógeno en la endometriosis y el uso de inhibidores de la aromatasa para tratar la endometriosis. Endocrine-Related Cancer. 1999; 6 (2): 293-301. [PubMed]
  • Bulun SE, Zeitoun KM, Takayama K, base Sasano H. molecular para el tratamiento de la endometriosis con inhibidores de la aromatasa. Actualización de la Reproducción Humana. 2000; 6 (5): 413-418. [PubMed]
  • Quemaduras WN, schenken RS. Fisiopatología de la infertilidad asociada a la endometriosis. Obstetricia y Ginecología clínicos. 1999; 42 (3): 586. [PubMed]
  • Butrick CW. El dolor pélvico crónico: ¿Cuántas cirugías son suficientes? Obstetricia y Ginecología clínicos. 2007; 50 (2): 412-424. [PubMed]
  • Cahill DJ, Hull MGR. La disfunción hipófisis-ovario y la endometriosis. Human Reproduction. 2000; 6 (1): 56-66. [PubMed]
  • Cahill DJ, Wardle PG, Maile LA, Harlow CR, Hull MGR. La disfunción ovárica en la endometriosis asociada a infertilidad inexplicada y. Diario de Reproducción Asistida y Genética. 1997; 14 (10): 554-557. [PMC libres artículo] [PubMed]
  • Asociación de Farmacéuticos de Canadá. Compendio de productos farmacéuticos y especialidades: La referencia de drogas Canadiense para profesionales de la salud. Ottawa, ON: Autor; 2006.
  • Chopin N, Ballester M, Borghese B, Fauconnier A, foulot H, Marlartic C, et al. Relación entre la severidad de la dismenorrea y endometriosis. Acta Obstetricia et Ginecologia Scandinavica. 2006; 85: 1375-1380. [PubMed]
  • Cox H, L Henderson, Andersen N, G Cagliarini, estudio esquí C. Enfoque grupo de la endometriosis: Lucha, la pérdida y el médico Merry-go-round. Revista Internacional de la práctica de enfermería. 2003; 9 (1): 2-9. [PubMed]
  • Cox H, L Henderson, Madera R, Cagliarini G. Aprender a hacerse cargo: Womens experiencias de vivir con endometriosis. Terapias complementarias en enfermería y obstetricia. 2003; 9 (2): 62-68. [PubMed]
  • Crosignani P, D oliva, Bergqvist A, Luciano A. Avances en el tratamiento de la endometriosis: Una actualización para los médicos. Actualización de la Reproducción Humana. 2005; 12 (2): 179-189. [PubMed]
  • Denny E. experiencia de las mujeres de la endometriosis. Journal of Advanced Nursing. 2004; 46 (6): 641-648. [PubMed]
  • Denny E, Mann CH. dispareunia asociada a la endometriosis: El impacto en la vida de las mujeres. Diario de la planificación familiar y la salud reproductiva. 2007; 33 (3): 189-193. [PubMed]
  • Dmowski WP, Gebel H, Braun DP. Disminución de la apoptosis y la sensibilidad a los macrófagos citólisis mediada de células endometriales en endometriosis. Actualización de la Reproducción Humana. 1998; 4 (5): 696-701. [PubMed]
  • Un Dokras, Olive DL. Endometriosis y técnicas de reproducción asistida. Obstetricia y Ginecología clínicos. 1999; 42 (3): 687. [PubMed]
  • Dos Reis RM, Silva De Sa MF, MD De Moura, Nogueira AA, Ribeiro JU, Ramos ES, et al. familiares de riesgo entre los pacientes con endometriosis. Diario de Reproducción Asistida y Genética. 1999; 16 (9): 500-503. [PMC libres artículo] [PubMed]
  • Centro de Investigación de la endometriosis. Endometriosis: Una visión general. Las enfermeras World Magazine; 2006. Consultado el 15 de julio de 2008, de http://nursesworldmag.com/articles-on-nursing/print-this.cfm/id/27.
  • Eskenazi B, Warner M, L Bonsignore, Olive D, S Samuels, estudio Vercellini P. Validación del diagnóstico no quirúrgico de la endometriosis. Fertilidad y Esterilidad. 2001; 76 (5): 929-935. [PubMed]
  • Un Fauconnier, Chapron C. La endometriosis y dolor pélvico: La evidencia epidemiológica de la relación e implicaciones. Actualización de la Reproducción Humana. 2005; 11 (6): 595-606. [PubMed]
  • Fedele L, S Bianchi, Raffaelli R, evaluación portugués A. Pre-operatorio de la endometriosis de la vejiga. Human Reproduction. 1997; 12: 2519-2522. [PubMed]
  • Gambone JC, Mittman BS, Munro MG, Scialli AR, Winkel CA. el dolor pélvico crónico / Grupo de Trabajo de la endometriosis. Declaración de consenso para el tratamiento del dolor pélvico crónico y la endometriosis: Actas de un proceso de consenso entre los expertos del panel. Fertilidad y Esterilidad. 2002; 78 (5): 961-972. [PubMed]
  • Gao X, J Outley, Botteman H, J Spalding, Simon JA, Pashos CL. carga económica de la endometriosis. Fertilidad y Esterilidad. 2006; 86 (6): 1561-1572. [PubMed]
  • García-Velasco JA, Arici A, T Zreik, Naftolin F, G. Mor macrófagos factores de crecimiento derivados modulan la expresión del ligando de Fas en las células del estroma endometrial cultivadas: Un papel en la endometriosis. Molecular Human Reproduction. 1999; 5 (7): 642-650. [PubMed]
  • García-Velasco JA, Mülayim N, Kayisli UA, Arici A. niveles elevados solubles ligando de Fas pueden sugerir un papel de la apoptosis en las mujeres con endometriosis. Fertilidad y Esterilidad. 2002; 78 (4): 855-859. [PubMed]
  • Gazvani R, el medio ambiente Templeton A. peritoneal, las citocinas y la angiogénesis en la patofisiología de la endometriosis. Reproducción. 2002; 123 (2): 217-226. [PubMed]
  • Hadfield R, H Mardon, Barlow D, S. Kennedy retraso en el diagnóstico de la endometriosis: Una encuesta de las mujeres de los EE.UU. y el Reino Unido. Human Reproduction. 1996; 11 (4): 878-880. [PubMed]
  • Hodgkiss AD, Watson JP. morbilidad psiquiátrica y comportamiento de la enfermedad en mujeres con dolor pélvico crónico. Journal of Psychosomatic Research. 1994; 38 (1): 3-9. [PubMed]
  • Howard FM. El dolor pélvico crónico en mujeres. La revista American Journal of Managed Care. 2001; 7 (10): 1001-1011. [PubMed]
  • Un Huntington, Gilmour JA. Una vida en forma de dolor: Las mujeres y la endometriosis. Journal of Clinical Nursing. 2005; 14 (9): 1124-1132. [PubMed]
  • La disfunción miofascial J. Jarrell en la pelvis. El dolor actual e informes de dolor de cabeza. 2004; 8 (6): 452-456. [PubMed]
  • Kang S, Chung HH, H Lee, Lee JY, Chang YS. Impacto de la laparoscopia diagnóstica en el tratamiento del dolor pélvico crónico. La endoscopia quirúrgica. 2006; 21 (6): 916-919. [PubMed]
  • Kitawaki J, Kado N, Ishihara H, H Koshiba, Kitaoka Y, Honjo H. Endometriosis: La fisiopatología como una enfermedad dependiente de estrógenos. Diario de esteroides Bioquímica y Biología Molecular. 2002; 83 (15): 149-155. [PubMed]
  • Lebovic DI, Mueller MD, RN Taylor. Inmunobiología de la endometriosis. Fertilidad y Esterilidad. 2001; 75 (1): 1-10. [PubMed]
  • Lemaire GS. Más de calambres menstruales simplemente: Síntomas y la incertidumbre entre las mujeres con endometriosis. Diario de Obstetricia, Ginecología y Enfermería Neonatal. 2004; 33 (1): 71-79. [PubMed]
  • Lessey BA. defectos de implantación en mujeres infértiles con endometriosis. Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York. 2002; 955: 265-280. [PubMed]
  • Mais V, S Guerriero, Ajossa S, M Angiolucci, Paoletti AM, Melis GB. La eficacia de la ecografía transvaginal en el diagnóstico de endometrioma. Fertilidad y Esterilidad. 1993; 60 (5): 776-780. [PubMed]
  • Marcoux S, R Maheux, S. El Grupo de colaboración de Canadá Berube en la endometriosis. La cirugía laparoscópica en mujeres infértiles con endometriosis mínima o leve. New England Journal of Medicine. 1997; 337 (4): 217-222. [PubMed]
  • Martínez-romana S, Balasch J, M Creus, Fabregues F, F Carmona, Vilella R, et al. factores inmunológicos en el fracaso reproductivo asociado a la endometriosis: estudios en mujeres fértiles e infértiles con y sin endometriosis. Human Reproduction. 1997; 12 (8): 1794-99. [PubMed]
  • Moen MH, Magnus P. El riesgo familiar de endometriosis. Acta Obstetricia et Ginecologia Scandinavica. 1993; 72 (7): 560-564. [PubMed]
  • Mounsey AL, Wilgus A, Slawson DC. Diagnóstico y tratamiento de la endometriosis. American Family Physician. 2006; 74 (4): 594-600. [PubMed]
  • AA Murphy. Aspectos clínicos de endometriosis. Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York. 2002; 955: 1-10. [PubMed]
  • LS nobles, Simpson ER, Johns A, Bulun SE. expresión de aromatasa en la endometriosis. Revista de Endocrinología Clínica y Metabolismo. 1996; 81 (1): 174-179. [PubMed]
  • LS nobles, Takayama K, KM Zeitoun, Putman D, A Johns, Hinshelwood M, et al. La prostaglandina E2 estimula la expresión de aromatasa en células del estroma de la endometriosis derivados. Revista de Endocrinología Clínica y Metabolismo. 1997; 82 (2): 600-606. [PubMed]
  • DL de oliva, Pritts EA. El tratamiento de la endometriosis. New England Journal of Medicine. 2001; 345 (4): 266-275. [PubMed]
  • Oral E, DL oliva, Arici A. El entorno peritoneal en la endometriosis. Actualización de la Reproducción Humana. 1996; 2 (5): 385-398. [PubMed]
  • Ozawa Y, Murakami T, Terada Y, Yaegashi N, Okamura K, Kuriyama S, et al. Gestión del dolor asociado con la endometriosis: Una actualización de los problemas dolorosos. Tohoku Journal of Experimental Medicine. 2006; 210 (3): 175-188. [PubMed]
  • Pellicer A, C Albert, Mercader A, Bonilla-Musoles F, Remohi J, Simon C. El entorno folicular y endocrino en mujeres con endometriosis: la producción de citoquinas local y sistémica. Fertilidad y Esterilidad. 1998; 70 (3): 425-431. [PubMed]
  • Pellicer A, D Valbuena, Bauset C, Albert C, Bonilla-Musoles F, Remohi J, et al. El entorno endocrino folicular en ciclos estimulados de las mujeres con endometriosis: los niveles de esteroides y la calidad del embrión. Fertilidad y Esterilidad. 1998; 69 (6): 1135-1141. [PubMed]
  • Petta CA, Arruda MS, Zantut-Wittmann DE, Benetti-Pinto CL. autoinmunidad tiroidea y la disfunción de la tiroides en las mujeres con endometriosis. Human Reproduction. 2007; 22 (10): 2693-2697. [PubMed]
  • Razzi S, A Fava, Sartini A, De Simone S, L Cobellis, Petraglia F. Tratamiento de la endometriosis severa recurrente con un inhibidor de la aromatasa en una mujer joven ovariectomizadas. BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynecology. 2004; 111: 182-184. [PubMed]
  • Sampson JA. El desarrollo de la teoría de la implantación para el origen de la endometriosis peritoneal. American Journal of Obstetrics and Gynecology. 1940; 40: 549-557.
  • RS schenken. El tratamiento de la infertilidad humana: El caso especial de la endometriosis. En: Adashi EY, Rock JA, Rosenwaks Z, editores. endocrinología reproductiva, la cirugía y la tecnología. Vol. 2. Philadelphia: Lippincott-Cuervo; 1996. pp. 2121-2140.
  • Seydel AS, Sickel JZ, Warner ED, Sax HC. endometriosis extrapélvico: Diagnóstico y tratamiento. La revista American Journal of Surgery. 1996; 171: 239-241. [PubMed]
  • Shaw RW. Un atlas de la endometriosis. Carnforth, UK: The Parthenon Publishing Group; 1993.
  • Shippen ER, West WJ. El éxito del tratamiento de la endometriosis grave en dos mujeres premenopáusicas con un inhibidor de aromatasa. Fertilidad y Esterilidad. 2004; 81 (5): 1395-1398. [PubMed]
  • Signorello LB, Harlow BL, Cramer DW, Spiegelman D, Colina JA. determinantes epidemiológicos de la endometriosis: Un estudio de casos y controles de base hospitalaria. Annals of Epidemiology. 1997; 7 (4): 267-741. [PubMed]
  • Sinaii N, Cleary SD, Ballweg ML, Nieman LK, Stratton P. tasas elevadas de trastornos autoinmunes y endocrinas, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y enfermedades atópicas entre las mujeres con endometriosis: Un análisis de la encuesta. Human Reproduction. 2002; 17 (10): 2715-2724. [PubMed]
  • Sinaii N, Cleary SD, Younes N, Ballweg M, la utilización Stratton P. El tratamiento para síntomas de la endometriosis: un estudio de encuesta transversal de la experiencia de vida. Fertilidad y Esterilidad. 2007; 87 (6): 1277-1286. [PubMed]
  • Soysal S, ME Soysal, Ozer S, N Gul, Gezgin T. Los efectos de la administración post-quirúrgica de goserelina más anastrozol en comparación con goserelina sola en pacientes con endometriosis severa: Un ensayo aleatorizado prospectivo. Human Reproduction. 2004; 19 (1): 160-167. [PubMed]
  • Stefansson H, Geirsson RT, Steinthorsdottir V, Jonsson H, Manolescu A, Kong A, et al. Los factores genéticos contribuyen al riesgo de desarrollar endometriosis. Human Reproduction. 2002; 17 (3): 555-559. [PubMed]
  • Sutton C, Pooley AS, Jones KD, Dover RW, Haines P. A, aleatorizado, doble ciego ensayo prospectivo controlado de ablación del nervio uterino laparoscópica en el tratamiento del dolor pélvico asociado con la endometriosis. Endoscopia Ginecológica. 2001; 10: 217-222.
  • Takayama K, K Zeitoun, Gunby RT, Sasano H, Carr BR, Bulun SE. El tratamiento de la posmenopausia severa endometriosis con un inhibidor de la aromatasa. Fertilidad y Esterilidad. 1998; 69 (4): 709-713. [PubMed]
  • Ulukus M, H Cakmak, Arici A. El papel del endometrio en la endometriosis. Revista de la Sociedad de Investigación Ginecológica. 2006; 13 (7): 467-476. [PubMed]
  • Wellbery C. Diagnóstico y tratamiento de la endometriosis. American Family Physician. 1999; 60 (6): 1753-1762. [PubMed]
  • inflamación neurogénica Wesselman U. y dolor pélvico crónico. World Journal of Urology. 2001; 19: 180-185. [PubMed]
  • Wesselmann U, Czakanski PP. El dolor pélvico: un síndrome de dolor visceral crónico. El dolor actual e informes de dolor de cabeza. 2001; 5 (1): 13-19. [PubMed]
  • Zeitoun KM, Bulun SE. La aromatasa: una molécula clave en la fisiopatología de la endometriosis y una diana terapéutica. Fertilidad y Esterilidad. 1999; 72 (6): 961-969. [PubMed]

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...